Tips y consejos para vencer la inseguridad laboral

por | Jun 26, 2021 | Mundo laboral

trabajo-post-pandemia

Conservar el empleo se convierte en la principal prioridad de los españoles. Se calcula que el 61% de los trabajadores españoles teme ser despedido en los próximos meses

Conservar el empleo se convierte en la principal prioridad de los españoles. Se calcula que el 61% de los trabajadores españoles teme ser despedido en los próximos meses.

Comparándolo con febrero de 2020, en aquel entonces la principal preocupación de los españoles se centraba en tener un salario que no fuera acorde a su experiencia y formación profesional. Cifra que rondaba el 72%.

En esta situación cabe destacar el empleo juvenil, siendo uno de los más afectados por la pandemia; se ha destruido un 10% en el último año y medio. No sorprende, por tanto, el miedo e inestabilidad laboral que sufren aquellos que se incorporan al mundo del trabajo. Aunque no es exclusivo de los más jóvenes.

Vencer la inseguridad laboral

Hay un gran anhelo de normalidad, pero aún existe la incertidumbre pandémica. Lo más importante es mantener una actitud positiva y no dejarse llevar por pensamientos nocivos y de anticipación.

La inseguridad crónica puede resultar casi una tortura psicológica. La sensación de estar a merced de los acontecimientos es difícil de gestionar y el estrés generado puede derivar en enfermedad. Es normal sentir inseguridad ante la situación vivida por la crisis y la inexactitud de cuánto se prolongará en el tiempo, pero es importante relativizar y no sumergirse en la desesperación. 

El anhelo de la normalidad es una necesidad básica, las personas anhelan sentimientos agradables y buenas noticias. Las imágenes internas positivas, la comunidad a la que pertenecemos y los objetivos a los que esperamos llegar, pueden ser una fuente de fuerza y ​​orientación. Las expectativas negativas, por otro lado, crean desgana, miedo y nos hacen perder el impulso. Es fundamental aprender a vivir con nuestra incertidumbre.

Especialistas de toda Europa están estudiando un nuevo fenómeno denominado “fatiga pandémica”. Consiste en el cansancio y desmotivación causado por la pandemia y el exceso de información, de forma monotemática, durante más de un año. La actitud que acompaña a estos sentimientos es el distanciamiento de la actualidad, buscando paz y tranquilidad. Algo que va de la mano a una menor predisposición a seguir los requisitos de prevención del coronavirus.

¿Qué pueden hacer los trabajadores por mejorar su situación?

Aunque aún queda mucho por definir y experimentar para conocer qué tendencias se quedan con nosotros y cuáles desaparecerán, el trabajo no volverá a ser el que era

La llegada de la pandemia ha servido como acelerador de modelos y nuevas prácticas empresariales, dando una gran relevancia a la flexibilidad laboral.

Más de la mitad de la fuerza laboral mundial trabaja de forma remota y, a medida que la pandemia continúa amenazando la salud, estamos ante un período prolongado de trabajo híbrido, que combina oficina y remoto en diferentes proporciones.

El teletrabajo tiene numerosas bondades de las que pueden beneficiarse empleados y empresas. Sin embargo no es factible para todos los casos y es necesario mantener un buen equilibrio comunicativo para que se lleve a cabo con efectividad.

¿Qué hacer frente a un despido?

Esta época está siendo especialmente difícil y muchas empresas, al no poder continuar su actividad con normalidad, están teniendo que recurrir al despido. 

Esta situación puede ser percibida por los trabajadores como una traición a años de lealtad y esfuerzos, también puede conducir a sentimientos de frustración y desamparo. Todas estas reacciones son normales y es importante aceptarlas y gestionarlas para poder sobreponernos a esa inseguridad laboral.

A menudo el despido se convierte en un tema tabú que avergüenza y es motivo para la pérdida del autoestima. Por este motivo es muy importante considerar que el mundo profesional no se limita únicamente a una empresa y lo más probable es que encontremos tarde o temprano otra salida. 

Aprovechar el tiempo de desempleo para la formación; aumentando y renovando nuestras capacidades o bien tomando un nuevo rumbo, puede ayudarnos enormemente de cara a la nueva búsqueda dentro del mercado laboral.

Utilizar las redes sociales, actualizar el perfil y acudir a nuestra lista de contactos es el primer paso que debemos seguir para buscar empleo de forma activa.